Cómo se hacen los bolígrafos de Moleskine


En el vídeo anterior puedes ver el complejo proceso de fabricación de nuestra colección de bolígrafos, que marca el debut de nuestra nueva Colección Metal ligero. Distintas máquinas fabrican cada componente de forma individual, ordenándolos, puliéndolos y dándoles sus dimensiones precisas.

 
La Colección Metal ligero aporta una nueva estética de dos tonos a los bolígrafos y lápices de Moleskine, con su caña de metal y su ribete en negro, otorgándoles la máxima elegancia. Como sucede con todos los bolígrafos de Moleskine, son recargables, así que sólo tendrás que hacer acopio de tinta. Podrás cambiar de color sin cambiar de bolígrafo.
 
Al comienzo del vídeo se muestra la fase inicial del proceso de diseño mediante bocetos, en especial cómo el diseñador Giulio Iacchetti  imaginó que los bolígrafos se podrían enganchar al cuaderno mediante un clip . Rectangulares y con bordes redondeados, en color negro o plata, los bolígrafos hacen juego con otros cuadernos y dispositivos, tanto desde el punto de vista formal como funcional. En la fábrica las máquinas crean las puntas, los muelles, los tubos y las solapas. Cuando cesa el ruido de las máquinas, los bolígrafos se montan a mano en el pequeño taller de un artesano de Turín (Italia). Se comprueban en un oscilador, que mueve los bolígrafos en movimientos circulares creando tubos de líneas y colores.
 
Los bolígrafos de Moleskine se ofrecen con distintas variaciones: tipo roller o bolígrafo. Para líneas fluidas y un efecto líquido, es ideal el roller, pero si prefieres tinta más seca y delgada, opta por el bolígrafo. Ambos incluyen bien un mecanismo retráctil o una solapa que permite engancharlos a la tapa del cuaderno, para que estén siempre a mano. 
 
Disponibles en Moleskine Store.
 
Créditos:
Vídeo - Alvise Tedesco
Música - Painè Cuadrelli

Print in MSK format